lunes, 5 de abril de 2010

Grito


Es que no tenía sueño
Era la noche
De lejos la ventana parecía un agujero negro
Fui, me acerqué
Todavía no llegaba cuando sentí miedo.

Fue total, bello
Casi estaba entera cuando vino,
toda unida yo por su baño.
Iba lento.

Sentí que alguien me esperaba al otro lado.
Que en alguna otra parte también era viernes
y que alguien tampoco podía dormir y llamaba.
Que iba a verlo.

Pero tuve que llegar y lamentarme.
Tanto espacio oscuro y solo
sin nadie,
tanta carencia de amar
me quitó hasta el miedo.

Me sentí nadie o el mismo agujero y
tuve que gritar
Llamé
Bien fuerte grité
¿Hay alguien ahí?

Volví a gritar.
Cualquiera que escuche daba igual.
Alguien

Si mas extraño mejor
Si más alto
Si más pobre
Si más grande
Sólo extraño.

Tan extraño
como el agujero negro de la noche

Volví a gritar.
Tres veces,
fueron tres veces y nada.

Nadie en ningún lugar.

Perfectamente imposible.
Lo constato.
Nadie.

Por ahora nadie.

Sigo llamando.

1 comentario: